Esa cálida luz…

No soportaba más el sabor de sus propias lágrimas, nada tuvo que ver en ésto el destino, solo él tejió la pegajosa telaraña en la que se veía atrapado. No comprendía como se había podido dejar engañar por sí mismo, a tal punto de romper lo mas sagrado que tenía. ¿Podría volver atrás ? Aunque … Continúa leyendo Esa cálida luz…