El pan ajeno.

Un muy pequeño relato con el verdadero sabor a algo que se llama grandeza. El pan ajeno. Aquel era un pan ajeno, el pan de mi compañero. Éste confiaba sólo en mí. Al compañero lo pasaron a trabajar al turno de día y el pan se quedó conmigo en un pequeño cofre ruso de madera. … Continúa leyendo El pan ajeno.