El profesor.

Cuenta una historia que una vez un joven se acerca a un anciano que encuentra a su paso y muy emocionado le dice: – Buenas tardes mi querido profesor !!! ¿Se acuerda de mí? El hombre luego de unos instantes de intentar reconocerlo, le dice que lamenta mucho no recordarlo, que los años no vienen … Continúa leyendo El profesor.

Una noche más.

«Hacía frío, la densa neblina parecía comenzar a convertirse en una muy fina lluvia y la tarde ya estaba empezando a confundirse con la noche, pero no podía irme de allí. Don Pepe ya estaba por cerrar su carnicería y casi siempre tiene algo para mí. Mirando las persianas esperé inmóvil por varios minutos, pero … Continúa leyendo Una noche más.

Estoy aquí.

– Muy buenos días doña Carmen. -dije yo- – Buenos días joven. -sentada en un antiguo banco del hermoso parque me respondía la anciana- – ¿Qué hace aquí sentada solita con este frío? Se va a quedar congelada. ¿Por qué no va usted adentro que está más calentito? – Es que estoy esperando a mi … Continúa leyendo Estoy aquí.

Un cuento… sólo éso.

Cuenta la historia que existían dos pueblos separados por un estrecho riachuelo y que estaban muy enemistados entre sí. En uno de ellos vivían mayoritariamente gente buena, humilde, trabajadora, donde sólo la inocencia tenía cabida y tan así era que quienes los representaban solían aprovecharse de ello, y en pos de sus propias malas intenciones … Continúa leyendo Un cuento… sólo éso.

Innata estupidez…

¿Cuántas veces atribuimos nuestros sufridos infortunios a rebuscadas conspiraciones armadas por esos malvados enemigos que no hacen otra cosa que ir por la vida constantemente deseándonos y haciéndonos el mal… y nunca pensamos que se pueden deber muy sencillamente a nuestra simple e innata estupidez? Continúa leyendo Innata estupidez…

El mono que quiso…

En la selva vivía una vez un Mono que quiso ser escritor satírico. Estudió mucho, pero pronto se dio cuenta de que para ser escritor satírico le faltaba conocer más a sus semejantes, y se aplicó a visitarlos a todos, ir a los cocteles, a observarlos por el rabo del ojo mientras estaban distraídos con … Continúa leyendo El mono que quiso…

Un viaje de vida…

Todos hemos tenido en algún momento de nuestras vidas alguna de esas vivencias absolutamente inesperadas que nos marcan un antes y un después, de ésas que sin esperarla nos enseñan que siempre podemos estar equivocados en lo que creemos o bien en lo que pensamos. Recuerdo ese día que tenía que llevarle unos apuntes a … Continúa leyendo Un viaje de vida…

No se nace… se hace.

Está foto me deslumbró !!! Y habla por si sola… «Uno no nace racista, muy desgraciadamente algunos se hacen…» Cuando nos referimos al racismo, la xenofobia y otras formas de intolerancia, no hace falta subrayar, en qué medida se oponen unos y otras a la convivencia elementalmente humana. El artículo 2 de la Declaración Universal … Continúa leyendo No se nace… se hace.

El cuadro en el Museo.

Otro día más, y a la misma hora, lo encontraba nuevamente sentado en el mismo banco del museo, apreciando, como siempre lo hacía, ese cuadro; ése que el mismo había pintado hace muchos años y que había donado, como a muchos otros, a esa entidad que él tanto quería. Lo había decidido así, a pesar … Continúa leyendo El cuadro en el Museo.

Ten cuidado !!!

Si eres de esas personas que viven mirando el reloj cuando se encuentran en una situación aburrida, o esperando que pasen las horas para salir del trabajo, o contando los días hasta que por fin llegue el sábado, o simplemente deseando que pase el año para poder salir de vacaciones… Ojo !!! Por favor, ten … Continúa leyendo Ten cuidado !!!

Volver a nacer…

Corría desesperadamente hacia su casa y ya casi no le quedaba aliento. El miedo era tan incontenible que ninguno de los perturbados pensamientos que le podían aflorar, eran claros ni mucho menos precisos. Todo era desconcierto y frustración. Cuando sólo le faltaban pocos pasos para llegar, lo terminó de derribar la idea de no encontrarlo, … Continúa leyendo Volver a nacer…

El tren.

Su tren ya estaba por partir, llovía y hacía frío. No quería asumir la diferencia entre el «no pudo llegar » y el «jamás pensó en venir». La atormentaba el hecho de comprender que el valor de tantos años compartidos no pudiera solventar al menos una última despedida. Sería su culpa, la de él, la … Continúa leyendo El tren.