eTERNAS DISCUSIONES

La siguiente es una más de entre tantas charlas que hemos tenido entre nosotros tres. Y aunque muchos no logran percibirlo, somos tan distintos como distintivos.

– Estás totalmente loco si pensás en prestar toda esa plata. Con todo el esfuerzo que te costó juntarla, darla así, de una, es un verdadera locura!!! Vos estás mal!!!

= Vos cállate… No sabés nada!!! Si él quiere hacerlo, está bien, la plata va y viene, además es suya y puede hacer con ella lo que quiere. En el banco no beneficia a nadie, y convertirla en una ayudita para que sus seres más amados puedan tener su techo propio y formen una familia, parece ser una idea muchísima mejor.

– Ah!!! Claro!!! Ya tuviste que salir vos. Seguro él lo haría contento porque es una buena causa, sin embargo se tendría que sacar de la cabeza ese gran viaje que tanto sueña y del que tantas veces nos habló. Y ni hablar si lo llega a necesitar para otra cosa, es más, ni el auto va a poder cambiar si quisiera.

Yo sólo los escuchaba, pues ya estaba totalmente decidido y era lo que mi corazón dictaba. Sin embargo un “No discutan más!!!”, me salió del alma. “El viaje es lo de menos, es un gasto volátil que se pulveriza en pocos días, y el auto que tengo es todavía nuevo y no tiene ningún problema”, les dije como para que se callen un poco la boca.

= Tenés razón!!! Siempre estamos intentando hacerte tomar decisiones y en realidad no hacemos otra cosa que discutir entre nosotros, como si fueras un tonto. Pero no puedo dejar de decirte que me va a alegrar mucho que priorices el bienestar de tu familia, creo que no sólo es lo mejor que puedes hacer, sino que es lo que mayor felicidad te va a brindar.

– Está bien !!! Me callo, no digo más nada. Siempre es él el que se sale con la suya. Pero ese viaje siempre estuvo en tu cabeza y te lo vas a tener que olvidar para siempre. Y el coche nuevo… ése que te gusta tanto… jajaja, nunca más. Vos sabrás lo que vas hacer. -dirigiéndose a mí en clara alusión por mis futuras acciones-

“Muchachos!!! Estemos en paz…” -les dije yo- “No es que no los escuche, ni que uno o el otro tenga siempre la razón. Entiendo que ambos ven de una manera muy distinta la vida y créanme que los escucho a ambos. Si no fueran por ustedes… simplemente no sería quien soy” -y se hizo un silencio que denotaba una necesaria puesta de acuerdo, como para seguir con otro tema.

Es que sí, como les dije, somos muy distintos… pero están tan dentro mío que vivo confundiéndolos. Es que tanto ellos, como yo, solemos fundirnos en uno solo… Estas charlas de conciencia tienen eso… nos vivimos peleando, pero nos queremos… y aunque no lo crean, también nos necesitamos.

(dc)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s