Un cuento… sólo éso.

Cuenta la historia que existían dos pueblos separados por un estrecho riachuelo y que estaban muy enemistados entre sí.
En uno de ellos vivían mayoritariamente gente buena, humilde, trabajadora, donde sólo la inocencia tenía cabida y tan así era que quienes los representaban solían aprovecharse de ello, y en pos de sus propias malas intenciones y de un gran anhelo de riquezas, hacían de la inocencia y desprotección de sus representados el gran e inusitado poder que por décadas pudieron ir obteniendo.
En el otro pueblo en cambio, la mayor parte de sus ciudadanos creían ser instruidos, sagaces, hábiles para las negociaciones y porque no, basadas en sus propios modos de vida, hasta se habrían convertido en algo egoístas. Muy claramente los que llevaban adelante a esta sociedad, al contrario del otro pueblo, eran títeres con cara de buenos, presencia un poco tonta y hasta con apariencia de algo débiles, y eran escogidos adrede por el máximo poder de esa gran urbe, el cual estaba constituido por gente malvada que siempre intentaban mantenerse ocultos y que nunca mostraban sus rostros simplemente para poder seguir perpetuándose en lo que ellos perfectamente sabían era el verdadero poder.
Un día entraron en plena disputa los líderes de ambos pueblos con la finalidad de constituir una gran Nación, y los “cara de buenos” no hacían otra cosa que criticar a los malvados del pueblo vecino por sus malas acciones y estos últimos sin poder defenderse de sus intrínsecas intenciones no podian más que intentar desenmascarar la situación que llevaba a los cara de buenos al poder…
Cuenta la historia que una vez “fundidos en una única Nacion”, por más que los integrantes de uno de esos grupos pudo llegar al poder en primera instancia y luego lo hicieron los otros, y después nuevamente los primeros…, y nuevamente a posteriori lo hicieron sus opositores…, y en una desgastante odisea fueron intercalándose por siempre los unos y los otros, el pueblo siempre ha sabido que ninguno de ellos, absolutamente ninguno, habría podido realmente beneficiarlo y lo peor… nunca lo podrían hacer.
Los cuentos… cuentos son!!!
(dc)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s