Una noche más.

«Hacía frío, la densa neblina parecía comenzar a convertirse en una muy fina lluvia y la tarde ya estaba empezando a confundirse con la noche, pero no podía irme de allí. Don Pepe ya estaba por cerrar su carnicería y casi siempre tiene algo para mí. Mirando las persianas esperé inmóvil por varios minutos, pero … Continúa leyendo Una noche más.

Estoy aquí.

– Muy buenos días doña Carmen. -dije yo- – Buenos días joven. -sentada en un antiguo banco del hermoso parque me respondía la anciana- – ¿Qué hace aquí sentada solita con este frío? Se va a quedar congelada. ¿Por qué no va usted adentro que está más calentito? – Es que estoy esperando a mi … Continúa leyendo Estoy aquí.

Un cuento… sólo éso.

Cuenta la historia que existían dos pueblos separados por un estrecho riachuelo y que estaban muy enemistados entre sí. En uno de ellos vivían mayoritariamente gente buena, humilde, trabajadora, donde sólo la inocencia tenía cabida y tan así era que quienes los representaban solían aprovecharse de ello, y en pos de sus propias malas intenciones … Continúa leyendo Un cuento… sólo éso.

Innata estupidez…

¿Cuántas veces atribuimos nuestros sufridos infortunios a rebuscadas conspiraciones armadas por esos malvados enemigos que no hacen otra cosa que ir por la vida constantemente deseándonos y haciéndonos el mal… y nunca pensamos que se pueden deber muy sencillamente a nuestra simple e innata estupidez? Continúa leyendo Innata estupidez…

El mono que quiso…

En la selva vivía una vez un Mono que quiso ser escritor satírico. Estudió mucho, pero pronto se dio cuenta de que para ser escritor satírico le faltaba conocer más a sus semejantes, y se aplicó a visitarlos a todos, ir a los cocteles, a observarlos por el rabo del ojo mientras estaban distraídos con … Continúa leyendo El mono que quiso…