Volver a nacer…

Corría desesperadamente hacia su casa y ya casi no le quedaba aliento. El miedo era tan incontenible que ninguno de los perturbados pensamientos que le podían aflorar, eran claros ni mucho menos precisos. Todo era desconcierto y frustración.
Cuando sólo le faltaban pocos pasos para llegar, lo terminó de derribar la idea de no encontrarlo, de que no estuviera allí… Todo acabaría para él. Sería el fin.

Debido a tantos nervios, apenas si pudo lograr abrir la puerta y con las pocas fuerzas que aún le restaban tenía que encontrarlo. Fue cuando lo vio, ahí tirado, exactamente donde su dislocada memoria por suerte le decía que podría estar… y una luz de esperanza se asomaba en su vida.

Respiró mucho más tranquilo y todo pareció volver a la normalidad recién cuando logró ver que el iconito verde en el celular que se había dejado olvidado minutos antes en el sillón del living de su casa, no tenía adherido ningún número que evidenciara que tenía mensajes sin leer…

(dc)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s