Los ricos no son mariposas…

Siempre llega el día en que nuestros hijos nos empiezan a hacer preguntas. Ésta es la historia de un inocente niño que luego de visitar a unos parientes que el destino quizo vivan en la pobreza, le pregunta a su padre.

– Papi ! ¿Porque existen ricos y pobres?

El padre queriendo explicarle de una manera representativa, se le ocurre llevarlo al jardín para juntos buscar y observar tanto a las orugas como a las mariposas.

– ¿Has notado claramente las diferencias que existen entre ellas? -le pregunta el padre-

– Sí Papi, -le dice el niño- Las orugas son feas, están como prisioneras dentro del poquito espacio que tienen para moverse, no tienen la libertad de volar, viven sucias y en la tierra y por más que se esfuerzan, sus pasos son tan cortitos que les resulta muy dificil avanzar. En cambio las mariposas son hermosas, tienen bellas alas llenas de colores, pueden volar de flor en flor y quedarse en donde más cómodas y seguras se sientan disfrutando las cálidas brisas y los rayos del sol. Hasta puedo lograr imaginarme lo felices que se sienten de ser libres mariposas, mientras que pareciera que a las pobres orugas sólo les queda sobrevivir por la bendita voluntad de Dios. Gracias Pá, ahora entiendo.

– ¿Que es lo que has entendido hijo?

– Que así como hay seres hermosos y coloridos, hay seres feos y muy raros, y la propia naturaleza se ha encargado de que así fuera. Por eso es natural que existan tanto los ricos como los pobres, y por ello mismo, mientras unos se deleitan en placeres y lo tienen todo, los otros por su condición y limitaciones, no le queda más opción que observar e intentar sobrevivir.

– ¿Sabes hijo mío que si bien a simple vista tu razonamiento puede resultar muy lógico, puedes estar totalmente equivocado por no tomar en cuenta algunas cosas?

– Pero… ¿Cómo que cosas padre?

– Si yo te dijera por ejemplo que la mariposa antes de ser hermosa y perfecta, primero tuvo que ser una fea y lenta oruga.¿Qué pensarías?

Luego de varios segundos en un desconcertado silencio el niño lleno de emoción le contesta:

– Que entonces los pobres algún día serán ricos!!!

– ¡Uf! Éso sería ideal y perfecto hijo mío !!! Pero no lo es… y te voy a explicar porqué.

Cuando a la oruga le llega el tiempo de transformarse, están dadas todas las condiciones para que pueda hacerlo y nada ni nadie interrumpe su proceso de formación y crecimiento, mucho menos las mismas mariposas que sólo esperan se conviertan en sus pares para poder revolotear juntas por los aires, mostrándoles al mundo sus hermosas alas de libertad.
En cambio los seres humanos que son ricos no dejan que los pobres se enriquezcan, no les permiten estudiar, forjarse un futuro, disfrutar lo que ellos sí pueden, les ponen muchas trabas para que no puedan progresar y lo más lamentable de todo, quieren brillar sólo ellos, aunque su brillo este pulido con el esfuerzo de los demás.

Entonces… ¿Ahora lo entiendes mejor? -le pregunta el padre-

– Si -dijo apesadumbrado el niño- Que las mariposas no tienen todo “éso” que a los humanos mucho nos sobra… egoísmo, envidia y aunque parezca mentira, mucha maldad.

(dc)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s