La luciérnaga

 
Cierta vez una luciérnaga se paseaba por la noche de una selva, y destellaba con su brillo entre medio de las ramas. Una serpiente echada sobre el piso la vio pasar e inesperadamente comenzó a perseguirla; la luciérnaga al percatarse de esta extraña situación, levantó vuelo hacia lo más alto de los árboles, y allí entonces, comenzó a escapar de la serpiente que entrelazada por las ramas, la seguía, y la seguía y continuó haciéndolo mientras transcurrían las horas y los días. Una noche la luciérnaga muy cansada, ya exhausta de volar, cayó justo sobre la boca abierta y muy preparada de la serpiente. Pero antes de que ésta se la tragara le dijo:

  • ¿Por qué yo? ¿Pero, por qué yo? Si nosotras no formamos parte de tu cadena alimenticia. No entiendo… ¿Por qué yo? Si hasta alguna vez algunos de los tuyos han comido a alguna de las nuestras y han dicho que nuestro gusto es feo y amargo. ¿Por qué? ¿Por qué?

Y la serpiente antes de devorarla le respondió:

  • Pues simplemente porque no soporto tu brillo.

Fin

*****
El día que encuentres tu verdadero destino y decidas levantar vuelo para alcanzarlo, ten cuidado con las opiniones de los demás, muchas de ellas seguramente no vendrán desde el mejor lado de sus corazones.

Una respuesta a “La luciérnaga

  1. Has dado en el clavo; no obstante, pienso que no hay que evitar la realización personal por el hecho de que les fastidie a otros, ya que pienso que fundamentalmente es su problema.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s