Especies.

Luego de mucho esfuerzo había podido volver a ser el mismo ser humano que alguna vez había sido. Pero claro, para ese entonces ya todos los demás se habían convertido en grandes y asquerosos insectos. Tanta fue su lucha por lograrlo, que no se había percatado que sería el único en su especie. Era el ser equivocado en el momento inoportuno.

Para colmo, con el tiempo fue comprendiendo que sin importar lo que hiciera, estaba absolutamente condenado a ser el repugnante de toda la sociedad. Mucho le costó aceptar la situación y tanto así fue, que sólo logró encontrarle sentido a su existencia el día que descubrió que al menos podía importunarle la vida a todo insecto que tuviera la mala fortuna de acercársele demasiado.

 

Daniel Calcagni

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s