Arqueología.

El ordenanza entró como una exhalación, anunciando que había descubierto a un ser humano enterrado bajo los expedientes. Corrimos a comprobarlo. Efectivamente, una pernera asomaba por debajo de un montón de papeles cubiertos de polvo. Pusimos manos a la obra e, instantes después, apareció un hombre bien trajeado, de edad indefinida. Llevaba una cartera bajo … Continúa leyendo Arqueología.