Daniel Calcagni

Demasiado.

Era un hombre muy enamoradizo pero, durante años, había logrado encontrar siempre una excusa para no abordar a las mujeres que amaba:
“ella es demasiado simpática, demasiado alta, demasiado sincera, demasiado guapa, demasiado rica, demasiado casera, demasiado directa, demasiado religiosa, demasiado niña, demasiado seria, demasiado…”.
Le vimos vivir una vida llena de demasiados y renuncias, tras la cual sólo nos quedó una dolorosa sospecha:
Ellas nunca habían sido demasiado; en cambio, él siempre fue poca cosa.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: