Sólo tú lo haces.

Despierto, respiro, pero no…

La débil luz me dice que ha llegado un nuevo día, pero no…

Vienen a mí claros pensamientos, pero no…

Repaso uno a uno mis más esenciales recuerdos, pero tampoco…

Recién el buscar tu mano entre la sábanas y sentir tus cálidos dedos entre los míos,

puedo percibir que aún… sigo vivo.

 

Daniel Calcagni.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s