Daniel Calcagni

La demanda.

Todos se habían puesto de acuerdo y estaban decididos a demandarlo por no cumplir sus promesas. Habían puesto su mayor esfuerzo y nadie dejó de hacer todo lo posible, sin embargo nada terminó como él lo había planteado. Un final tan inesperado y triste sólo tendría un culpable… y era él.
Ahora los personajes de esta historia alzarían su voz e irían con todas sus fuerzas. Tendrían a su favor muchas páginas del libro como prueba.

Al autor solo le quedará defenderse argumentando que la vida, a veces, simplemente nos cambia la manera de sentir…

 

Daniel Calcagni

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: